BIZCOCHO DE MANZANA Y CANELA CON NUECES

BIZCOCHO DE MANZANA Y CANELA CON NUECES

 

Este BIZCOCHO DE MANZANA Y CANELA CON NUECES se ha convertido en mi favorito últimamente. Tiene un aroma intenso y el sabor es espectacular ¿Sabes por qué? Porque se le agregan las MANZANAS CARAMELIZADAS, que junto con las nueces  forman un auténtico espectáculo en boca😋

Esto le hace un bizcocho muy diferente al típico BIZCOCHO DE MANZANA que había probado hasta ahora, ya que el hecho de caramelizar previamente las manzanas y las nueces le proporciona una textura húmeda y hace que el bizcocho quede mucho más tierno incluso durante más tiempo.

Las NUECES son opcionales y si prefieres hacerlo solamente con manzana y canela te va a quedar muy rico también, pero es que a mí me encanta añadir nueces a los bizcochos porque le dan un toque delicioso. A veces hago también un BIZCOCHO DE NATA Y NUECES CON CANELA, que es súper fácil y rápido y queda también muy esponjoso.

En general es que los bizcochos es una de las partes de la repostería que más me gustan porque ¡Son tan fáciles y socorridos! Ya sean de chocolate, de limón o el simple BIZCOCHO BÁSICO DE YOGUR están todos riquísimos😋 Pero cuando pruebes este verás que no has comido otro igual 👌

Vamos a prepararlo ¡Comenzamos!

INGREDIENTES

– 300 gr de HARINA

– 3 HUEVOS «L»

– 200 gr. de AZÚCAR

– 1 YOGUR NATURAL ( o 100 ml de leche, o de Nata)

– 3 MANZANAS TROCEADAS (yo las he usado tipo Golden)

– 60 gr. de NUECES PELADAS

– 1 CDA. CANELA EN POLVO

-1 CDA. EXTRACTO O AROMA DE VAINILLA

– 100 gr. de MANTEQUILLA

– 15 gr. o 1 sobre de LEVADURA QUÍMICA tipo «Royal» (polvos de hornear)

PREPARACIÓN

  1. Pela y corta las manzanas en trozos pequeños o medianos (como en cubos). Ahora vamos a caramelizarlas en una sartén.

  2. En una sartén vierte la mantequilla y calienta a fuego medio-bajo. Una vez derretida añade la mitad del azúcar y remueve para que se disuelva.

  3. Añade las manzanas troceadas y remueve un poco para que se impregnen bien de la mantequilla y el azúcar.

  4. Añade la canela y sigue removiendo para mezclarlo todo. Dale unas vueltas durante medio o un minuto aproximadamente.

  5. Añade las nueces y sigue removiendo para mezclar. Deja al fuego unos 2 o 3 minutos más para que el azúcar vaya caramelizando junto a las manzanas y las nueces.

  6. Cuando veas que las manzanas ya van mermando y el caramelo está más denso, retira la sartén del fuego y vierte la mezcla en otro recipiente donde vas a reservarlo para que se vaya enfriando un poco.

  7. Ahora vamos a preparar la masa del bizcocho. Mientras tanto,  precalienta el horno a 180ºC con calor arriba y abajo.

  8. En un bol añade los huevos junto con la otra mitad del azúcar y la esencia de vainilla. Bate con las varillas (mejor eléctricas) hasta que éstos dupliquen su volumen, lo cual te llevará entre tres y cinco minutos pero el bizcocho te quedará mucho más esponjoso 😉

  9. Añade el yogur y sigue mezclando.

  10. Añade la harina y la levadura previamente tamizadas y mezcla despacio hasta obtener una masa homogénea y sin grumos. Este paso puedes hacerlo con las varillas o también a mano con una espátula o lengua pastelera.

  11. Añade a esta masa las manzanas y nueces caramelizadas que tenías reservadas y que si no están frías, al menos debarán estar templadas. Ve añadiendo y mezclando poco a poco (yo lo hago en dos tandas).

  12. Forra con papel vegetal un molde para horno (si no tienes unta la base y paredes con mantequilla. Yo he usado un molde redondo desmontable de 20 cm. de diámetro

  13. Vierte la mezcla en su interior y llévalo al horno que tenías precalentado a 180ºC. Hornea durante 40 o 45 minutos. Este tiempo es orientativo porque como siempre digo, cada horno es un mundo. Lo mejor es introducir un palo de brocheta o cuchillo y cuando salga seco retirar del horno.

  14. Una vez cocinado retira del horno y deja reposar en el molde 10 minutos antes de desmoldar. 

  15. Para decorar espolvorea con azúcar glass y ya tienes listo este riquísimo y tierno bizcocho con el que te vas a chupar los dedos.

    ¡Pruébalo porque te va a encantar! 😉

 

👇👇  AQUÍ PUEDES VER LA RECETA EN VÍDEO  👇👇

Si te ha gustado esta receta déjame tu comentario aquí debajo. Estaré encantada de conocer tu opinión o cualquier sugerencia que quieras compartir. Por supuesto, si tienes alguna duda pregúntamela y te responderé con mucho gusto.

¡Besotes! 😘😘😘

BIZCOCHO DE ANÍS. DULCES DE CARNAVAL

BIZCOCHO DE ANÍS. DULCES DE CARNAVAL

Hoy vengo con este BIZCOCHO DE ANÍS, uno de los DULCES DE CARNAVAL más ricos. Me he inspirado en un BIZCOCHO ITALIANO llamado BERLINGOZZO y tiene un intenso sabor y aroma a ANÍS que lo hace irresistible. Una vez que lo hagas te aseguro que lo repetirás en más ocasiones 😉

Hace tiempo que tenía echado el ojo a esta receta que me llamó la atención porque lleva anís (a mí es que me pirra el saborcito del anís en las recetas dulces). Como te decía, me he inspirado en el BIZCOCHO  BERLINGOZZO de origen italiano, que tradicionalmente lleva forma de rosca y es una RECETA TÍPICA DE CARNAVAL.

Así que ahora que nos acercamos al CARNAVAL he pensado ¿Qué mejor momento para probarlo? ¡Y dicho y hecho! Aunque ya te digo que no pienso esperar al año que viene para hacer el siguiente ¡Este seguro que cae unas cuantas veces!

Yo ya he preparado en otra ocasión un bizcocho con anís, en concreto se trata de este BIZCOCHO DE CALABAZA Y ZANAHORIA CON ANÍS Y CANELA que no es por que yo lo diga, pero está espectacular. Aunque en este caso el sabor a anís es menos intenso que en el BIZCOCHO que traigo hoy.

El BIZCOCHO DE ANÍS de hoy, además de llevar licor de anís también le pongo ANÍS EN GRANO o MATALAHÚVA lo cual potencia aun más su rico sabor. Creo recordar que la receta original solamente lleva una de las dos cosas (el licor o el anís en grano) pero yo le he puesto las dos ¡Y queda de muerte! Además es que me encanta encontrarme los granos de anís en su interior con todo su saborcito 😋. Por ejemplo en las GACHAS DULCES hay quienes cuelan los granos de anís o directamente ni se los ponen, pues yo también los dejo ¡A mí me encantan!

Este bizcocho lo he preparado en la olla lenta CHUP CHUP MATIC, ya que tenía ganas de cocinar un bizcocho en ella porque desde que la tengo aún no la había utilizado para hacerlo y lo cierto es que los bizcochos quedan espectaculares y además ¡Sin riesgo a que se nos quemen! (aunque si te pasas mucho de tiempo sí se puede quedar menos esponjoso y más «mazacote»).   

Si quieres ver las VENTAJAS Y BENEFICIOS DE LA COCCIÓN LENTA O COCCIÓN A BAJA TEMPERATURA aquí debajo te dejo un vídeo donde lo explico todo y te enseño las características de otra olla lenta  CROCKPOT que tengo y que también está genial, por si te interesa alguna de las dos y no sabes por cual decidirte. 

Puedes ver el vídeo pinchando 👉👉 AQUÍ.

Pues lo dicho, que este es el típico BIZCOCHO CASERO fácil y rápido de preparar e ideal para el desayuno o la merienda. Así que lo mejor es ver cómo se hace.

¡Comenzamos!

INGREDIENTES

  • 3 HUEVOS tamaño «L» (lo ideal es que estén a temperatura ambiente así que recuerda sacarlos como 1 hora antes).

  • 180 gr. de AZÚCAR (yo en este caso he utilizado mitad azúcar blanca y mitad azúcar morena de caña integral pero puedes utilizar solo una o la otra).

  • 100 gr. de MANTEQUILLA sin sal (también a temperatura ambiente o en «punto pomada»).

  • 400 gr. de HARINA DE TRIGO común.

  • 1/4 Cdta. de SAL

  • RALLADURA DE 1 NARANJA (o de 2 mandarinas)

  • 15 gr. (1 sobre) de LEVADURA QUÍMICA  o polvo de hornear (tipo Royal)

  • 1 Cda. de MATALAHÚVA o ANÍS EN GRANO

  • 20 ml. de LECHE

  • 20 ml de LICOR DE ANÍS

    Esta es una masa algo densa así que puede ser que necesites añadir al final un poco más de líquido si ves que la masa queda demasiado espesa. En ese caso deberás añadirle un chorrito más de leche, aunque también puedes optar por añadir en su lugar un chorrito de anís si, como en mi caso, te gusta con extra de sabor. No te preocupes por el alcohol porque se evapora con la cocción ¡Pero el saborcito se queda! 😋

ELABORACIÓN

  1. Pon la olla lenta a precalentar a temperatura ALTA durante 30 minutos de antelación como mínimo. Mientras tanto y a continuación engrasa con mantequilla o spray desmoldante el molde que vayas a utilizar y resérvalo (yo también lo enharino un poco para que luego sea más fácil el desmoldado).  Si lo vas a hacer en el horno precalienta a 180ºC con calor arriba y abajo.

  2. En un bol amplio añade los huevos y el azúcar y bate con unas varillas eléctricas durante unos 5 minutos hasta que blanqueen y dupliquen su volumen (yo he utilizado mi «KitchenAid» con el accesorio de varillas globo). Puedes hacerlo perfectamente de forma manual con unas varillas, aunque tardarás un poco más y te tocará «hacer brazo».

  3. A continuación agrega la sal, la mantequilla a temperatura ambiente o «punto pomada» y la ralladura de naranja y mezcla durante un minuto más aproximadamente. 

  4. Sin dejar de batir añade el anís en grano o Matalahúva, la leche y el licor de anís.  Sigue batiendo un poco más para mezclar bien todo.

  5. Retira el accesorio de varillas globo y añade al bol la harina tamizada mezclada con la levadura. Si lo haces con robot amasador como yo, coloca el accesorio de pala mezcladora y ve mezclando poco a poco. Si no, puedes seguir mezclando con las varillas sin problema. Ve añadiendo la harina en dos o tres tandas mientras vas mezclando hasta que esté totalmente integrada. Verás que se va formando una masa espesa y densa. Para de vez en cuando y remueve con una espátula o lengua pastelera para retirar los restos de las paredes y termina de mezclar.

  6. Si es necesario al final le puedes agregar un poco más de leche aunque como te explicaba en los ingredientes, yo aquí le puse un chorrito de anís para darle algo más de saborcito (no te preocupes que el alcohol se evaporará durante la cocción pero el saborcito se quedará 😉)

  7. Una vez que está lista la masa viértela dentro del molde que habías engrasado. Si es preciso nivela la masa por la superficie con una espátula o lengua pastelera.

  8. EN OLLA LENTA: Introduce el molde dentro de la cubeta de tu olla lenta que habías precalentado hace 30 minutos. Tapa con un paño de cocina seco y coloca encima la tapa de la olla. ¡OJO! Esto es fundamental siempre que cocines bizcochos en olla lenta, para evitar que las gotas de agua producidas por la condensación caigan dentro del bizcocho y lo estropeen. 

  9. Cocina en temperatura ALTA durante al menos 1 hora y 30 minutos. Al cabo de ese tiempo abre la olla y pincha con un palo de brocheta o cuchillo para ver si sale seco. En caso de que aun no esté cierra y sigue cociendo durante un poco más de tiempo (como máximo dos horas aunque el mío tardó tan solo 1 hora y media). 

  10. EN HORNO: Introduce el molde en el horno precalentado a 180ºC con calor arriba y abajo. Cocina durante 30 o 35 minutos a la misma temperatura (siempre vigilando para que no se queme ya que te recuerdo que cada horno es un mundo). Si ves que por arriba se tuesta demasiado puedes colocar un papel de plata en la superficie pero nunca abras el horno antes de los 15 o 20 primeros minutos o el bizcocho no subirá.

  11. Al cabo del tiempo retira el molde de la olla o el horno y deja reposar sobre una rejilla durante 10 minutos antes de desmoldar.

  12. Para la decoración puedes espolvorear la superficie con un poco de azúcar glass o como en mi caso, preparar un glaseado de naranja mezclando el azúcar glass con un poco de zumo de naranja hasta conseguir una especie de crema densa que verterás por toda la superficie del bizcocho dejándola caer por los bordes.

    ¡De una forma u otra está de muerte! Tómalo en el desayuno o en la merienda y verás qué cosa más rica 😍

👇👇👇 AQUÍ PUEDES VER EL VÍDEO CON LA RECETA 👇👇👇

¡Espero que te haya gustado! Si es así déjame tu comentario aquí debajo y te resolveré cualquier duda

¡Besotes! 😘😘😘

ROSCÓN DE REYES CASERO PASO A PASO

ROSCÓN DE REYES CASERO PASO A PASO

Hoy te traigo la receta del ROSCÓN DE REYES CASERO PASO A PASO.

¡Esta noche vienen los Reyes Magos! Y mañana nos despertaremos con nuestros regalos, si es que hemos sido buenos 😉

Para mí este día es el más bonito del año por la ilusión que conlleva sobre todo cuando hay niños pequeños en casa. Pero os puedo asegurar que yo me duermo con la misma ilusión porque en mi casa aunque ya no hay niños pequeños, los Reyes Magos siguen viniendo como siempre y es que ya se sabe que mientras dure la ilusión los Reyes Magos nunca desaparecerán 😉

El ROSCÓN DE REYES tampoco nos falta ningún año. Incluso ya desde unos días antes nos hemos zampado uno y para el día de Reyes casi siempre suele ser ya el segundo. La verdad es que yo lo estaría comiendo todo el año pero bueno ¡Hay que controlarse!

Existe la creencia general de que hacer un buen Roscón de Reyes es súper complicado y que solo en muy contadas pastelerías los hacen bien ¡Pues de eso nada!

No voy a negar que es laborioso (aunque más que laborioso yo diría que requiere de bastante tiempo el cual es importante respetar), pero también es verdad que es mucho más sencillo de preparar de lo que la mayoría piensa. El secreto de un buen roscón es un correcto amasado y  respetar bien los tiempos de fermentación y levado. 

El amasado es verdad que si lo haces a mano es más lento y laborioso pero se puede hacer perfectamente. En cambio si utilizas un robot amasador la complicación es prácticamente nula.  En cuanto a los tiempos de fermentación o levado, también es muy importante respetarlos. Cuidando bien esos dos detalles, amasado y levado,  dependerá que te quede un roscón tierno y esponjoso digno de la mejor pastelería.

Pero bueno, lo mejor es que comencemos a prepararlo así que vamos a empezar con la receta del ROSCÓN DE REYES CASERO PASO A PASO.

INGREDIENTES

PARA EL PREFERMENTO O MASA MADRE:

  • 70 gr. de LECHE TIBIA entera o semidesnatada (a unos 37ºC como mucho)

  • 130 gr. de HARINA DE FUERZA

  • 4 gr de LEVADURA SECA DE PANADERO o 10 gr. de LEVADURA FRESCA DE PANADERÍA (¡Ojo! No vale la levadura química tipo Royal que se usa para los bizcochos)

  • Una cucharadita de azúcar

PARA EL AZÚCAR AROMATIZADA:

  • 130 gr. de AZÚCAR GLASS

  • La piel de 2 NARANJAS (sin la parte blanca)

  • La Piel de 1 LIMÓN (sin la parte blanca)

PARA LA MASA PRINCIPAL DEL ROSCÓN:

  • PREFERMENTO o MASA MADRE

  • AZÚCAR AROMATIZADA

  • 60 gr. de LECHE TIBIA (entera o semidesnatada)

  • 2 HUEVOS tamaño L

  • 7 gr. de LEVADURA SECA DE PANADERO o 25 gr. de LEVADURA FRESCA DE PANADERÍA (del mismo tipo que la del prefermento)

  • 30 gr. de AGUA DE AZAHAR para uso alimentario (la que venden el supermercados, no usar la de farmacia)

  • 1 Cda. de RON AÑEJO (es opcional pero pontenciará bastante el sabor característico del Roscón, junto con el agua de azahar)

  • 450 gr. de HARINA DE FUERZA

  • 75 gr. de MANTEQUILLA a temperatura ambiente o en punto pomada

  • Media Cda. de SAL

    PARA LA DECORACIÓN (esta es la decoración típica pero puedes ponerle lo que más te guste):

  • Fruta escarchada, naranjas confitadas y guindas.

  • Almendras laminadas

  • Azúcar humedecida en agua de azahar o agua normal (a mí me gusta hacerlo con agua de azahar porque aporta más sabor y aroma).

PREPARACIÓN

roscon de reyes casero

 

Te voy a contar cómo lo hago yo, que aunque esté mal decirlo, me queda muy rico y con un sabor y aroma deliciosos. Yo utilizo mi robot amasador KitchenAid pero puedes amasarlo con cualquier otro robot amasador o incluso con tus propias manos, aunque eso te llevará algo más de tiempo y trabajo pero queda igual de bien. Todos los pasos que te voy contando con robot amasador, los puedes aplicar igualmente si lo haces de forma manual.

Lo primero que hago es pesar y preparar todos los ingredientes del Roscón para luego tenerlos a mano y ya solo tener que ir añadiéndolos. Te lo aconsejo porque es mucho más cómodo y práctico 😉

Lo primero que yo hago es preparar el AZÚCAR AROMATIZADA. Para ello necesitamos azúcar glass que la puedes comprar ya preparada, o si no es muy fácil hacerla: Vierte el azúcar en el vaso de una picadora o trituradora ya sea de mano tipo Minipimer o de vaso (yo uso la Thermomix) y tritura hasta dejarla hecha polvo (en sentido literal). A continuación añade dentro del vaso junto al azúcar glass las cáscaras de las naranjas y el limón y tritura todo junto hasta que se quede como una pasta. Reserva en un bol o recipiente. (Este paso te lo puedes ahorrar añadiendo en la preparación de la masa principal el azúcar tal cual junto con la ralladura de los cítricos, aunque yo te aconsejo que lo hagas así porque aporta un sabor y aroma más intenso al Roscón).

Después voy con el PREFERMENTOMASA MADRE o MASA DE ARRANQUE. Para esto no hace falta ninguna máquina ya que es una masa pequeña que vamos a formar con las manos en menos de cinco minutos. En un cuenco o vaso amplio diluyo la levadura en la leche que tiene que estar tibia, removiendo con una cucharilla. Añado la harina de fuerza y el azúcar y remuevo de nuevo. Cuando veo que comienza a formarse una masa más densa sigo amasando con las manos durante unos 2 o tres minutos hasta que la masa ya no se pegue a las manos. Hago una bola y la introduzco dentro de un recipiente o bol amplio con agua tibia de forma que la bola quede totalmente cubierta. Cuando veo que la bola sube a la superficie y flota (que será al cabo de unos 10 o 15 minutos aproximadamente), ya tengo preparado el  prefermento o masa madre. Hay personas que dicen que la bola no les flota. Si te ocurre eso no pasa nada, pasados unos 15 o 20 minutos ya lo puedes sacar igualmente (no conviene tener la bola dentro del agua más de 30 minutos).

Mientras que la bola del prefermento se va «activando» termino de preparar el resto de los ingredientes del roscón para tenerlos a mano y ya comienzo a preparar la MASA PRINCIPAL DEL ROSCÓN. 

Primero en un vaso ancho disuelvo la levadura en la leche tibia removiendo con una cucharilla (al igual que hice con el prefermento).

En el bol de la amasadora vierto primero los dos huevos, coloco el accesorio batidor (el de varillas tipo globo). Bato muy bien a velocidad media-alta durante unos 3 o 4 minutos hasta que los huevos queden bien montados. Esto es opcional pero ya verás que luego queda la masa mucho mejor 😉

Quito el accesorio batidor y coloco la pala mezcladora. En el bol junto con los huevos montados añado el agua de azahar, el ron,  el azúcar aromatizado y la sal. Mezclo todo a velocidad 2-3 durante uno o dos minutos.

A continuación quito la pala mezcladora y coloco el gancho de amasar. Añado al bol la levadura disuelta en leche, el prefermento o masa madre que ya estará flotando y la harina de fuerza previamente tamizada (aunque dicen que con este tipo de amasadoras no hace falta tamizarla). Comienzo a amasar durante 10 minutos a velocidad baja 1-2. Al cabo de 10 minutos paro de amasar y dejo reposar la masa durante unos 5 o 7 minutos y de nuevo vuelvo a amasar durante otros 10 minutos dejando reposar después otros 5 minutos más. A la siguiente vez le añado poco a poco la mantequilla que deberá estar a temperatura ambiente o en punto pomada. Al añadir la mantequilla ésta se queda como pegada por las paredes del bol. Yo paro un momento y con una lengua pastelera la retiro de las paredes y la mezclo un poco. Sigo amasando durante otros 10 o 15 minutos hasta que la mantequilla quede totalmente integrada y se haya formado una masa que aunque es algo pegajosa, ya se despega de las paredes del bol y es más elástica y manejable. 

Y ahora viene el PRIMER LEVADO: Me unto las manos con un poco de aceite para sacar la masa del bol y formo una bola. Engraso un poco el interior y las paredes del bol con aceite y coloco la bola de masa de nuevo en su interior. Tapo con un paño o un plástico transparente (yo le pongo un gorro de ducha) y ahora hay que colocar el bol en un lugar cálido donde no haya corrientes de aire (yo lo dejo dentro del horno apagado) entre 3 y 5 horas hasta que que la masa duplique su volumen (incluso pueden ser 8 horas). Este proceso de primer levado se puede acelerar bastante precalentando el horno a 50ºC y una vez que coge temperatura hay que apagarlo e introducir el bol con la masa para que con el calor residual el levado sea mucho más rápido (así puede tardar una o dos horas como mucho en duplicar su volumen) ¡Pero recuerda apagar el horno antes de introducir el bol!

Una vez que haya pasado el tiempo necesario y la masa ya ha duplicado su volumen, engraso con un poco de aceite mis manos y la superficie de trabajo donde la voy a colocar para darle forma, la saco del bol (con las manos engrasadas no se pegará) y la coloco sobre la superficie de trabajo (es mejor usar  aceite para manejarla porque no es bueno añadir más harina de la necesaria a la masa). La hundo un poco con los dedos desde afuera hacia adentro pero no en exceso para no quitarle todo el aire y formo de nuevo una bola. Ahora hundo el dedo índice en el centro de la bola y con las dos manos la sujeto en el aire dándole vueltas para que el agujero se vaya agrandando a la vez que intento que la masa quede igual de grosor por todas partes. Una vez que tengo formado el roscón lo coloco en una fuente de horno forrada con papel vegetal o papel de horno, poniendo un bol o un aro de emplatar en el agujero central para impedir que éste se cierre cuando comience a levar. También lo unto con un poco de aceite para que no se pegue la masa cuando lo retiremos.

Y ahora viene el  SEGUNDO LEVADO

Pues sí, antes de hornear tiene que levar de nuevo. Ya te decía al principio que es un proceso lento en el que hay que respetar los tiempos si queremos un roscón de diez ¡Que es lo que vamos a conseguir! 😉 

Pues siguiendo por donde iba, cuando ya tengo el roscón con la forma hecha sobre la bandeja, lo tapo con un paño de cocina limpio o papel film trasparente (aquí el gorro de ducha ya no me llega) y lo introduzco de nuevo en el horno apagado para que vuelva a levar como mínimo 1 o 2 horas. Si empleas de nuevo el truco de precalentar el horno a 50ºC podrás acelerar el tiempo de levado, aunque yo solo aconsejo esto cuando realmente tengamos prisa ya que es mejor que fermente más lentamente.

Una vez que el roscón ha levado y duplicado su volumen lo saco del horno y pongo éste a precalentar a 200ºC con calor arriba y abajo. Mientras tanto pinto toda la superficie del Roscón con huevo batido. Este paso es muy importante hacerlo con mucha suavidad como si estuvieramos «acariciando con una pluma» el roscón, ya que ahora es muy delicado y podríamos pincharlo con lo cual nos bajaría todo el aire que ha conseguido con el levado. Es mejor utilizar un pincel de silicona ya que estos son más suaves y no lo pinchan. Si ves que te baja todo el roscón vuelve a introducirlo de nuevo dentro del horno apagado y deja que vuelva a levar.

Cuando ya lo tengo todo bien pincelado con el huevo coloco por encima los trozos de fruta escarchada, guindas o naranjas confitadas. Esto en realidad le gusta a muy poca gente, de hecho en casa no se lo come nadie, pero yo siempre lo pongo porque ¡Si no no me parece un Roscón de Reyes!  Después reparto por toda la superficie las almendras laminadas y por último pongo un puñado de azúcar en un bol, añado unas tres o cuatro gotas de agua de azahar para humedecerla y mezclo con una cuchara hasta que se quede el azúcar como en montoncitos. Reparto el azúcar humedecida por toda la superficie del roscón ¡Y ya por fin al horno!

Introduzco la bandeja con el roscón en el horno que estaba precalentado a 200ºC con calor arriba y abajo y lo dejo a esa temperatura. Pasados 10 minutos bajo la temperatura a 180ºC y lo dejo otros 10 minutos más. Al cabo de ese tiempo miro a ver si se me está tostando mucho por encima y como suele ser que sí, le coloco en la superficie un trozo de papel de plata para evitar que se ponga muy negro por arriba y lo dejo hornear unos 5 o 7 minutos más. Aquí tienes que tener en cuenta que cada horno es un mundo y tendrás que ir controlando tú los tiempos de tu horno. Normalmente al cabo de unos 25 minutos como mucho ya suelen estar hechos pero puedes pinchar con un palo de brocheta y ver si ya sale seco. 

roscon de reyes casero

Este es el roscón tal cual, sin relleno, que es como a mí más me gusta. Pero si prefieres tomarlo relleno solo debes esperar a que enfríe y abrirlo por la mitad con ayuda de un cuchillo y rellenarlo con nata montada, crema, trufa… A mí solo me gusta el relleno con nata pero ya se sabe que para gustos ¡Los colores! 🙂

Los roscones caseros tienden a ponerse duros antes que los comprados al no llevar conservantes, pero lo puedes partir en porciones y congelarlas para tener Roscón recién hecho todas las mañanas. De todas formas a mí este me duró casi tres días tierno, eso sí, cortado en porciones y muy bien envueltas en papel de aluminio. De todas formas si te sobra no lo tires porque puedes preparar un postre con una receta de aprovechamiento riquísima que ya te contaré en otro post 😉

Pues como te decía al principio, ya ves que no es complicado pero sí lleva su tiempo aunque te garantizo que merece mucho la pena porque está de muerte. Vamos, que como lo hagas ya verás como no lo compras más.

Te deseo un Feliz día de Reyes y que te traigan muchas cositas pero sobre todo mucha SALUD, AMOR y FELICIDAD.

¡Besotes!

BIZCOCHO DE YOGUR 123 Fácil y esponjoso

BIZCOCHO DE YOGUR 123 Fácil y esponjoso

Hoy te traigo este BIZCOCHO DE YOGUR 123 muy fácil y esponjoso, si ese ¡El de los vasitos!

Este es el clásico BIZCOCHO BÁSICO de yogur súper fácil y para el que ni siquiera necesitamos pesar los ingredientes porque se utiliza como medida el mismo vaso del yogur.

Fue el primero que hice (de eso ya hace mucho tiempo). Todavía recuerdo la ilusión que me hizo cuando lo saqué del horno ¡No me podía creer que yo hubiera hecho eso!

Y es que es tan fácil y está tan rico que después lo he hecho miles de veces más porque es muy socorrido y muy rápido de preparar.

Además te voy a contar un TRUCO para que recuerdes las cantidades cuando no tengas la receta a mano:

Coloca por orden alfabético Aceite, Azúcar y Harina. Pues bien, ahora viene el 123:

Aceite: 1 vaso de yogur

Azúcar: 2 vasos

Harina: 3 vasos

¿Has visto qué fácil? De ahí viene el nombre de Bizcocho 123. Verás como así no se te olvida 😉

Acordarse del resto de ingredientes ya es más fácil.

Si nunca has hecho un bizcocho porque piensas que es difícil o que no te va a salir bien, este bizcocho 123 fácil y esponjoso es ideal para principiantes por su sencillez y lo bien que queda. Es uno de mis preferidos y lo hago muy a menudo porque me encanta el sabor tan rico que tiene y lo tierno y esponjoso que queda. pero sobre todo por lo rápido que se prepara.

Para que te suba bien y te quede muy esponjoso es mejor que lo hornees a una temperatura más baja pero durante más tiempo, para que vaya subiendo poco a poco y de forma más uniforme. 

Además lo puedes tomar así solo tal cual y está buenísimo o abrirlo para rellenarlo de nata o con tu crema preferida (crema pastelera, chocolate, etc) y hacer unos postres riquísimos. También le puedes añadir cacao puro en polvo y tienes un riquísimo bizcocho de chocolate.

Pues dicho y hecho, vamos a preparar la receta porque vas a ver lo fácil que es y lo bien que te va a quedar ¡Toma nota de los ingredientes!

INGREDIENTES

  • 3 Huevos tamaño L

  • 1 Yogur (Puede ser natural o de sabor limón)

  • La medida de 1 vaso de yogur de Aceite (o 120 gr) 

  • La medida de 2 vasos de yogur de Azúcar (o 230 gr)

  • La medida de 3 vasos de yogur de Harina (o 240 gr)

  • La ralladura de 1 limón (y opcional un chorrito del zumo del limón)

  • 1 sobre de Levadura química o Polvo de Hornear (6 gr)

PREPARACIÓN

 

  1. Antes de preparar la masa del bizcocho ve precalentando el horno a 160ºC con calor arriba y abajo. Forra con papel vegetal para horno el molde que vayas a utilizar y reserva. (Preferiblemente usa un molde desmontable de unos 18 o 20 cm. de diámetro para que el bizcocho te quede más alto).

  2. En un bol casca los 3 huevos y añade el azúcar y bate con unas varillas (mejor si son eléctricas) hasta que la mezcla duplique su volumen y blanquee. Esto ayudará a que el bizcocho quede más esponjoso.

  3. Añade el aceite a la mezcla y bate un poco para integrarlo. Después añade el yogur y la ralladura del limón y sigue batiendo un poco para mezclar todo muy bien.

  4. Por último vamos a incorporar la harina junto con la levadura. Es mejor añadirla previamente tamizada para lo cual la vamos pasando por un colador. Una vez añadida la harina y la levadura bate un poco con las varillas a velocidad baja pero enseguida sigue mezclando mejor con una espátula o lengua pastelera ya que es mejor no batir esta mezcla en exceso para que también quede más esponjoso.

  5. Una vez mezclado todo muy bien vierte la mezcla en el molde que habías forrado y dale unos golpecitos sobre la mesa para quitar las posibles burbujas de aire.

  6. Llévalo al horno que está precalentado a una temperatura de 160ºC durante un tiempo aproximado de 50 minutos y si ves que la superficie se te comienza a tostar le puedes colocar un trozo de papel de aluminio por encima. Al cabo de ese tiempo pincha con una aguja o cuchillo para comprobar si sale seco. En tal caso retira del horno y si no déjalo unos minutos más. También lo puedes hornear a 180ºC y lo tendrías en menos tiempo, pero para mi gusto queda mejor así, ya que se va horneando más lentamente, con lo cual te va a quedar mucho más tierno y esponjoso y sobre todo más uniforme por la superficie. A veces el exceso de temperatura hace que los bizcochos suban más rápido y se rompan demasiado por la superficie. 

Y ya tienes listo este bizcocho que como verás es muy fácil de preparar y sobre todo muy rápido ¡Pruébalo porque te va a encantar!

AQUÍ PUEDES VER LA RECETA EN VÍDEO:
PASTEL DE BIZCOCHO DE CHOCOLATE Y MERENGUE

PASTEL DE BIZCOCHO DE CHOCOLATE Y MERENGUE

Este PASTEL DE BIZCOCHO DE CHOCOLATE Y MERENGUE está preparado con una base de bizcocho genovés de chocolate empapado en almíbar y cubierto con una capa de merengue ¡Es una delicia! Con este postre fácil sorprenderás a tus invitados y familiares. Yo lo puse de postre en el menú para el día de la madre y quedaron encantados. La receta original es de mi amiga Cristina y la puedes ver en su canal de Youtube 2Bocados Recetas fáciles y también en su blog. Yo he variado un poco su receta y de las dos maneras queda delicioso.

¿Quieres ver lo fácil que es? ¡Pues aquí tienes la receta!

INGREDIENTES

  • PARA EL BIZCOCHO GENOVÉS DE CHOCOLATE

  • 4 HUEVOS

  • 125 gr. Azúcar

  • 125 gr. Harina de trigo

  • 30 gr.  Cacao puro desgrasado (tipo valor)

  • 1/4 Cdta. Sal

    PARA EL ALMÍBAR 

  • 130 ml. Agua

  • 130 gr. Azúcar

  • 1 Cda. Aroma de Vainilla

  • 1 Cda. Agua de Azahar (opcional pero le da un gusto espectacular)

    PARA EL MERENGUE

  • 5 o 6 claras de huevo

  • 150 gr. Azúcar glass

PREPARACIÓN

  1. Primero prepara el bizcocho genovés de chocolate. Para ello separa las claras de las yemas. Reserva las claras y bate las yemas junto con el azúcar durante unos 5 minutos hasta que blanqueen y dupliquen su volumen.

  2. Bate las claras a punto de nieve añadiéndoles el 1/4 de cucharadita de sal cuando empiecen a montar y luego sigue hasta que estén bien firmes.

  3. Mezcla las claras con las yemas mediante movimientos envolventes para que no bajen ni pierdan el aire. Ve poniendo poco a poco las claras en tandas y ve mezclando hasta incluirlas por completo.

  4. Añade a esta mezcla la harina y el cacao en polvo previamente tamizados y mezcla despacio y manualmente con movimientos envolventes hasta conseguir una masa homogénea.

  5. Vierte la masa sobre un molde rectangular preferiblemente con paredes pero también puedes hacerlo directamente sobre la bandeja del horno forrada con papel de hornear o vegetal. Extiéndela bien por toda la superficie y hornea a temperatura de 180ºC (horno precalentado), entre 10 o 15 minutos como mucho con calor arriba y abajo.

  6. Mientras el bizcocho se hornea prepara un almíbar poniendo en un cazo al fuego el agua junto con el azúcar, añades la cucharada de aroma de vainilla y el agua de azahar y dejas que hierva durante unos 5 minutos o hasta que veas que reduce el líquido. Luego cuando se enfría espesa más. Reserva.

  7. Pasado el tiempo de horneado saca el bizcocho del horno y hazle unos agujeros por toda la superficie. Vierte por encima el almíbar y deja que penetre por los agujeritos para que el bizcocho se empape bien. Si es preciso extiéndelo bien con un pincel de cocina.

  8. Prepara el merengue batiendo las claras a punto de nieve junto con el azúcar glass que irás añadiendo poco a poco a medida que van montando. Bate hasta que formen picos muy firmes.

  9. Cubre toda la superficie del bizcocho con el merengue formando una capa de aproximadamente 2 o 3 dedos de grosor. Extiende bien con una espátula o lengua pastelera y hornea a 180ºC  con calor solo arriba durante 5 o 10 minutos como mucho. Lo justo para que las claras adquieran un tono dorado. 

  10. Saca del horno y decora por encima con el resto del merengue (si te ha sobrado). Yo lo metí en una manga pastelera y les puse pegotitos por toda la superficie. Luego los quemé con un soplete de cocina. 

Y ya tienes preparado este riquísimo pastel con el que sorprenderás a todos por su sabor y sus texturas. La capa de bizcocho almibarado que queda tierno y jugoso junto con la esponjosidad del merengue hacen que sea una auténtica delicia.  

¡Anímate a prepararlo!

AQUÍ PUEDES VER LA RECETA EN VÍDEO:

GALLETAS DE CHOCOLATE Y AVENA CON ACEITE DE COCO ¡Cookies saludables!

GALLETAS DE CHOCOLATE Y AVENA CON ACEITE DE COCO ¡Cookies saludables!

Estas Galletas de Chocolate y Avena con aceite de coco son una maravilla por lo ricas que están. Por fuera quedan crujientes y por dentro algo más tiernas y con los copos de avena y el sabor a chocolate del cacao son una auténtica delicia.  En casa nos encantan estas cookies y cada dos por tres las tengo que estar preparando porque vuelan ¡Menos mal que son fáciles y rápidas! 

Aquí te cuento cómo se hacen. Ya verás cómo las vas a preparar más de una vez  ¡Además son saludables!

INGREDIENTES

  • 150 gr. de Harina de Avena

  • 80 gr. de Panela (puedes ponerle azúcar si lo prefieres)

  • 80 gr. de Copos de Avena

  • 130 gr. de Aceite de Coco Vírgen Extra

  • 2 Huevos

  • 2 cucharadas soperas o 25 gr. de Cacao puro en polvo desgrasado (tipo Valor)

  • 1/2 cucharadita de sal

  • 1 cucharada de aroma de vainilla

AQUÍ PUEDES VER LA RECETA EN VÍDEO:

PREPARACIÓN

  1. Comienza mezclando en un bol los dos huevos junto con la panela o el azúcar hasta que ésta esté totalmente disuelta. Esto te puede llevar unos 2 o 3 minutos. 

  2. Añade el aceite de coco. Si se encuentra en estado sólido primero introdúcelo en el microondas durante unos segundos para devolverle su estado líquido. Mezcla con las varillas para integrar bien el aceite de coco.

  3. Añade la cucharada de aroma de vainilla y la harina de avena. Mezcla muy bien hasta obtener una masa homogénea y sin grumos. 

  4. Una vez que la harina de avena esté bien integrada añade la 1/2 cucharadita de sal y el cacao en polvo. Cuando éste se haya integrado por completo en la masa añade los copos de avena y mezcla con el resto de ingredientes.

  5. Una vez integrados todos los ingredientes tapa el bol con papel film y lleva a la nevera para que repose unos 20 minutos. Así que conseguirás que la masa endurezca un poco. 

  6. Prepara una bandeja de horno forrada de papel vegetal o papel de hornear y una vez pasado el tiempo de reposo coloca sobre ella pequeñas porciones de la masa, ayudándote de una cuchara o como es mi caso, de un dispensador de helados lo cual me resulta más cómodo. 

  7. Una vez colocadas todas las bolas o porciones de masa, aplástalas un poco con una lengua pastelera, cuchara o tus propias manos para darle forma. No te preocupes si quedan diferentes ya que esto le dará un aspecto más casero o rústico. 

  8. Hornea a 180ºC con calor arriba y abajo durante unos 20 minutos aproximadamente y cuando las saques del horno déjalas enfriar mejor sobre una rejilla.

    Y ya las tienes listas para tomar en tus desayunos o meriendas ¡Verás qué delicia!

MAGDALENAS DE NATA CON COPETE Y SIN COPETE

MAGDALENAS DE NATA CON COPETE Y SIN COPETE

Las Magdalenas son un clásico en la repostería y estas quedan de maravilla. La nata les aporta mucha esponjosidad y aquí te doy las claves para conseguir más o menos copete, como más te gusten. A mí personalmente me parece que quedan más bonitas sin tanto copete pero te aseguro que de una forma u otra ¡Están deliciosas! Te cuento algunos trucos para que crezcan más.

¡Vamos con la receta!

 

INGREDIENTES

  – 350 gr. Harina de trigo

  – 3 huevos tamaño L

 – 200 gr. Azúcar

 – 50 gr. Miel

 – 100 ml. Nata líquida (Crema para batir)

 – 200 ml. Aceite de girasol o de Oliva Suave

 – Ralladura de 1 limón

 – 1 sobre (15 gr) de Levadura química o Polvo de hornear

 

PREPARACIÓN

1.- En un bol batir los huevos junto con el azúcar hasta que éstos blanqueen y aumenten su volumen. Este paso te llevará al menos entre 5 y 7 minutos con unas varillas eléctricas pero ayudará para que te quedarán más esponjosas.

2.- Añade la miel, la nata líquida y el aceite. Bate durante uno o dos minutos con las varillas eléctricas hasta que quede muy bien mezclado, sobre todo por el aceite, que quede emulsionado.

3.- Añade la ralladura de limón y mezcla de nuevo unos segundos para integrarla.

4.- Añade la harina y la levadura previamente tamizadas. Puedes hacerlo con un colador. Mezcla la harina con una espátula o lengua pastelera. Es mejor hacerlo así ya que esta masa no es conveniente batirla en exceso, para que las magdalenas queden más tiernas y esponjosas. Si acaso un poco al final mete las varillas eléctricas a velocidad muy baja y muy poco tiempo. Lo justo para deshacer posibles grumos.

5.- Ya tienes preparada la masa de las magdalenas, pero el truco para que te suban bien es dejarlas reposar en la nevera al menos 2 o 3 horas (en mi caso las tuve 4 horas). Incluso hay quienes la dejan toda la noche de un día para otro. Y luego al sacarlas meterlas enseguida en el horno ya precalentado. Pero sigamos…

6.- Pasado el tiempo de reposo, sacas la masa de la nevera y ve precalentando el horno a 180ºC con calor arriba y abajo. Mientras el horno se va calentando rellena las cápsulas de las magdalenas. Yo las coloco dentro de un molde de magdalenas o cupcakes pero si no lo tienes puedes meterlas dentro de flaneras individuales. Estas cápsulas de papel necesitan algo de sujección para que al subir dentro del horno no se deformen. 

7.- En mi caso he rellenado unas hasta casi el borde y otras las he llenado algo menos, como 3/4 partes de la cápsula. Cuando ya están rellenas y el horno ha alcanzado la temperatura, llévalas a hornear durante aproximadamente unos 15 ó 20 minutos, o hasta que veas que están un poco doraditas (cada horno es un mundo y no todos lo hacen en el tiempo exacto). Las mías estuvieron cerca de 20 minutos.

8.- Una vez horneadas sácalas de los moldes y déjalas enfriar encima de una rejilla o de una mesa. Enseguida se enfrían.

 

9.- Como verás, las magdalenas que llené hasta arriba del todo queda como más anchas de arriba y más redondeadas en la superficie. Para mi gusto más bonitas. Las que llené solo hasta las 3/4 partes al tener más margen para crecer tienen algo más de copete. La verdad es que las dos quedan muy bien pero lo que sí te aseguro es que las hagas como las hagas ¡Todas están buenísimas!

 

Prueba y verás 😉

AQUÍ PUEDES VER LA RECETA EN VÍDEO: 

BIZCOCHO DE NATA Y NUECES CON CANELA

BIZCOCHO DE NATA Y NUECES CON CANELA

En casa nos encantan los bizcochos. Son ideales para desayunos y meriendas pero este en concreto cada vez que lo hago ¡Vuela! La nata le hace más tierno y esponjoso y las nueces y la canela le aportan un sabor y aroma espectacular.

Ya verás como si lo haces vas a repetir más de una vez.😉

INGREDIENTES

– 250 ml de NATA líquida o Crema para batir (con un mínimo de 35% M.G.)

– 220 gr. HARINA DE TRIGO

 – 125 gr. AZÚCAR

 – 2 HUEVOS (tamaño L)

 – 1 sobre (15 gr) de LEVADURA QUÍMICA tipo Royal (Polvo de hornear)

 – 75 gr. de NUECES PELADAS y picadas al tamaño que guste

 – Una cucharada de CANELA EN POLVO

 – 1/4 de cucharadita de SAL

 

PREPARACIÓN

1.- Prepara un molde bien forrado con papel vegetal o si quieres puedes untarlo con mantequilla. Yo he utilizado un molde cuadrado de 20 x 20 cm y lo he forrado con papel para hornear (papel vegetal). Una vez preparado reserva. Precalienta el horno a 180ºC con calor arriba y abajo.

2.- En un bol bate los dos huevos junto con el azúcar hasta que éstos blanqueen y hayan doblado su volúmen. Te llevará aproximadamente unos 5 ó 6 minutos con unas varillas eléctricas. Si los bates con una varilla manual puede llevarte algo más de tiempo pero haciendo esto el bizcocho te va a quedar más esponjoso.

3.- Añade la nata líquida o crema para batir y mezcla un poco más con las varillas para integrarlo.

4.- Ahora vamos con los ingredientes secos: Primero añade la harina junto con la levadura previamente tamizadas, después le agrega la canela y por último la cucharadita de sal. Sí ¡Has oído bien! La sal en los dulces ayuda a potenciar el sabor pero sin pasarse ¡Solo un poquito!

5.- Remueve unos segundos con las varillas eléctricas y enseguida sigue mezclando con una cuchara o una lengua pastelera. Esta masa no conviene batirla en exceso si no quieres que el bizcocho te quede algo duro o más bien «como un mazacote».

6.- Una vez integrados todos los ingredientes añade un puñado de las nueces picadas. A mí me gustan los trozos grandecitos para que se noten bien dentro del bizcocho por eso las parto directamente con las manos pero si te gustan los trozos más pequeños las puedes picar previamente con un cuchillo y dejarlas a tu gusto. Una vez las has echado a la masa remueve para mezclar todo. No pongas todas las nueces dentro, reserva unas pocas partidas en mitades para la decoración final.

7.- Una vez estén las nueces picadas integradas, vierte toda la masa en el molde que tenías reservado. Alisa un poco la superficie con una espátula o lengua pastelera y coloca por encima las nueces partidas en mitades que habías reservado en el paso anterior.

8.- Introduce en el horno que te recuerdo tiene que estar precalentado a 180ºC con calor arriba y abajo y hornea durante unos 40 minutos aproximadamente o hasta que al pinchar con un cuchillo o un palillo de brocheta salga seco (cada horno es un mundo y esto del tiempo es muy relativo).

9.- Pasado el tiempo saca del horno. Deja pasar unos 5 o 10 minutos, retira del molde y deja enfriar sobre una rejilla. Una vez frío espolvorea con azúcar glass para decorar.

10.- ¡Y listo para comer! Ya verás qué aroma se te queda en la cocina y el sabor es una delicia 😋

¡Espero que te guste! ¡Besotes! 😘😘😘

                                           Aquí puedes ver el vídeo con la receta: