Se acerca la Semana Santa y una receta tradicional de esta época son las Torrijas. Aunque existen muchas versiones a mí las que más me gustan son las clásicas de leche y hechas con pan de barra, aunque con pan de molde también quedan ricas. Las tradicionales van fritas pero si no te apetece freír o no quieres tomar muchas grasas tienes la opción al horno, donde te vas a ahorrar todo el aceite y el resultado es tan bueno que apenas notas la diferencia entre ambas. Además con el almíbar que le pongo por encima, el sabor ya es espectacular

¿Te apetecen unas torrijas? ¡Pues mira cómo se hacen!

INGREDIENTES

– 1 barra de pan del día anterior o pan especial para torrijas

– 1 litro de leche

– La cáscara de 1 limón

– 80 gramos de azúcar

– 2 ramas de canela

– 1 vaina de vainilla o unas gotas de esencia de vainilla (opcional)

– 2 huevos

– Canela molida y más azúcar para rebozado final

PREPARACIÓN

1.- Prepara la leche aromatizada poniendo en un cazo al fuego medio-bajo la leche junto con la cáscara del limón y las dos ramas de canela. (Opcionalmente le puedes añadir un chorrito de esencia de vainilla o una vaina de vainilla). Añade también el azúcar y remueve. Justo en el momento que notes que comienza a hervir la retiras del fuego y la dejas infusionar colocando una tapadera.

2.- Mientras que la leche infusiona y se va enfriando un poco, corta el pan en rebanadas de unos 2 cm de grosor aproximadamente y colócalas en una bandeja o recipiente con un poco de fondo.

3.- Cuela la leche infusionada una vez que esté casi fría para retirar las cáscaras de limón y las ramas de canela y reserva. Pon a calentar a fuego medio-alto aceite abundante en una sartén y mientras que se calienta bate dos huevos en un recipiente.

4.- Con un cazo vierte la leche infusionada poco a poco por encima de las rebanadas de forma que se vayan empapando pero sin dejarlas demasiado tiempo para que no se reblandezcan demasiado y se rompan. Seguidamente pasa las rebanadas empapadas en leche por el huevo batido y fríe en la sartén con el aceite bien caliente. Dora por ambos lados y retira a un plato con papel de cocina absorbente para retirar el exceso de aceite.

5.- Prepara en un plato una mezcla de azúcar y canela al gusto y reboza cada rebanada en esta mezcla. Mejor si lo haces cuando todavía están un poco calientes.

6.- Si quieres les puedes preparar un almíbar para verterlo por encima al final del todo (esto es opcional pero a mí me encanta y le aporta más jugosidad). Para prepararlo solo tienes que calentar en un cazo 250 gr de azúcar y 250 ml de agua, una cucharadita de canela y un chorrito de limón. Pon a hervir hasta que veas que va reduciendo y queda con una consistencia semi-espesa (y si le añades un chorrito de ron añejo ya está que te mueres). Una vez que esté casi frío vierte este almíbar por encima de las torrijas.

7.- AL HORNO: El proceso es el mismo solo que después de empaparlas en la leche aromatizada y rebozarlas en el huevo, en lugar de freírlas las colocas en una bandeja de horno forrada de papel vegetal y las metes en el horno precalentado a 180ºC calor arriba y abajo durante unos 20 minutos aproximadamente o hasta que veas que están doraditas. Luego las sacas y al igual que las fritas, las rebozas en la mezcla de azúcar y canela y le viertes el almíbar por encima.

¡Y a disfrutar de unas riquísimas Torrijas!

¡Besotes!

Aquí puedes ver la vídeo receta:

Share This