CHOCOLATE FRITO o LECHE FRITA DE CHOCOLATE

CHOCOLATE FRITO o LECHE FRITA DE CHOCOLATE

Hoy traigo una RECETA TRADICIONAL con un toque diferente. Una LECHE FRITA DE CHOCOLATE o CHOCOLATE FRITO. Queda muy cremosa y es muy fácil de hacer. Además tiene un sabor riquísimo con la mezcla del chocolate y la canela y te aseguro que el resultado es espectacular

¡Verás cómo te va a encantar!

INGREDIENTES

  • 1 litro de leche (Puede ser entera, semi desnatada o desnatada)
  • La piel de 1 limón
  • 2 ramas de canela
  • 3 yemas de huevo
  • 125 gr. de Azúcar
  • 30 gr. de Cacao puro desgrasado en polvo (tipo Valor, no vale cacao soluble tipo Colacao o Nesquik)
  • 80 gr. de Harina de maíz o Maizena
  • 1/4 de cucharadita de sal
  • Aceite de girasol o de oliva suave para freir
  • Harina de trigo (si eres intolerante al gluten o celíaco puedes utilizar harina de maíz u otra de tu elección)
  • 1 o 2 huevos
  • Azúcar y canela al gusto

PREPARACIÓN

Primero prepara una CREMA PASTELERA DE CHOCOLATE:

  1. Vierte 750 ml de leche en una cacerola junto con la piel del limón y las dos ramas de canela. Calienta a fuego medio y justo cuando comience a hervir retira del fuego, tapa y deja infusionar hasta que esté templado. El otro 1/4 de litro (250ml) sepáralo en un bol para disolver después la harina de maíz.
  2. En un bol mezcla las tres yemas de huevo y el azúcar hasta que esté disuelta. Las claras no las tires, yo las congelo para poder utilizarlas en otras preparaciones.
  3. Una vez que el azúcar se haya disuelto añade el cacao en polvo y mezcla hasta que todo quede homogéneo.
  4. Ahora mezcla la harina de maíz con los 250 ml de leche que habías reservado al principio. La leche tiene que estar fría para que la harina se disuelva bien. Remueve hasta que no quede ningún grumo.
  5. Vierte esta mezcla en el otro bol donde habías mezclado las yemas, el azúcar y el cacao. Mezcla removiendo hasta que todos los ingredientes estén muy bien integrados.
  6. Ahora cuela la leche infusionada para retirar la piel del limón y las ramas de canela, así como los posibles restos que puedan quedar y vuelve a verterla en la cacerola. Añade la mezcla anterior y calienta a fuego medio-bajo sin dejar de remover para que no se pegue al fondo.
  7. Añade la pizca de sal que potenciará el sabor del chocolate y sigue removiendo hasta que veas que va espesando. Si es preciso baja la potencia del fuego y cuando veas que comienza a hacer burbujas en la superficie retira del fuego.
  8. Vierte en una fuente a ser posible de base ancha y extiende la crema con una espátula procurando que quede una altura de aproximadamente unos 3 o 4 centímetros. Tapa con un papel film transparente de forma que esté en contacto con la superficie de la crema para que no haga costra. Deja enfriar y después guarda en la nevera un mínimo de 4 o 5 horas o mejor si es de un día para otro. 
  9.  Saca de la nevera, desmolda y vuelca sobre una superficie plana y corta la masa en porciones regulares del tamaño que más te gusten.
  10. Reboza cada porción primero en harina y después en huevo y fríe en abundante aceite caliente. Reserva en un plato y sobre papel de cocina absorvente para retirar el exceso de aceite.
  11. Todavía en caliente o templados reboza con una mezcla de azúcar y canela al gusto y deposítalos en la fuente o plato donde vayas a servir.

Y ya tienes listo un riquísimo postre que te aseguro no dejará indiferente a nadie. 

¡Verás qué delicia!

AQUÍ PUEDES VER LA RECETA EN VÍDEO
CREMA PASTELERA DE CHOCOLATE

CREMA PASTELERA DE CHOCOLATE

Esta CREMA PASTELERA DE CHOCOLATE es una delicia y es tan fácil de preparar como la crema pastelera clásica. Es una crema ideal para relleno de tartas o buñuelos, así como para la preparación de otros muchos postres como por ejemplo el que voy a preparar para mi próxima receta.

¿Quieres ver lo sencilla que es? Pues toma nota de la receta

¡Verás cómo te va a encantar!

INGREDIENTES

  • 1 litro de leche (Puede ser entera, semi desnatada o desnatada)

  • La piel de 1 limón

  • 2 ramas de canela

  • 3 yemas de huevo

  • 125 gr. de Azúcar

  • 30 gr. de Cacao puro desgrasado en polvo (tipo Valor, no vale cacao soluble tipo Colacao o Nesquik)

  • 80 gr. de Harina de maíz o Maizena

  • 1/4 de cucharadita de sal

PREPARACIÓN

  1. Vierte 750 ml de leche en una cacerola junto con la piel del limón y las dos ramas de canela. Calienta a fuego medio y justo cuando comience a hervir retira del fuego, tapa y deja infusionar hasta que esté templado. El otro 1/4 de litro (250ml) sepáralo en un bol para disolver después la harina de maíz.
  2. En un bol mezcla las tres yemas de huevo y el azúcar hasta que esté disuelta. Las claras no las tires, yo las congelo para poder utilizarlas en otras preparaciones.
  3. Una vez que el azúcar se haya disuelto añade el cacao en polvo y mezcla hasta que todo quede homogéneo.
  4. Ahora mezcla la harina de maíz con los 250 ml de leche que habías reservado al principio. La leche tiene que estar fría para que la harina se disuelva bien. Remueve hasta que no quede ningún grumo.
  5. Vierte esta mezcla en el otro bol donde habías mezclado las yemas, el azúcar y el cacao. Mezcla removiendo hasta que todos los ingredientes estén muy bien integrados.
  6. Ahora cuela la leche infusionada para retirar la piel del limón y las ramas de canela, así como los posibles restos que puedan quedar y vuelve a verterla en la cacerola. Añade la mezcla anterior y calienta a fuego medio-bajo sin dejar de remover para que no se pegue al fondo.
  7. Añade la pizca de sal que potenciará el sabor del chocolate y sigue removiendo hasta que veas que va espesando. Si es preciso baja la potencia del fuego y cuando veas que comienza a hacer burbujas en la superficie retira del fuego.
  8. Vierte en una fuente o bol donde lo vayas a reservar y tapa con papel film transparente de forma que haga contacto con la superficie de la crema para que no se forme costra. Deja que enfríe y conserva en la nevera hasta el momento de utilizarla.
Y ya tienes lista una riquísima crema pastelera de chocolate con la que podrás rellenar todo tipo de tartas y preparar tus postres favoritos
¡Verás qué delicia!

AQUÍ PUEDES VER LA RECETA EN VÍDEO

https://www.youtube.com/watch?v=IYeY7f6LAbU

MERMELADA DE NARANJA CASERA

MERMELADA DE NARANJA CASERA

La mermelada de naranja es mi preferida porque no me resulta tan dulzona como otras y si es con un toque amargo más todavía. Hacerla en casa es muy fácil y el resultado es espectacular. Una vez que la hagas en casa, ya no vas a querer comprarla nunca más.

¿Quieres ver lo fácil que es prepararla? ¡Pues aquí tienes la receta!

INGREDIENTES

  • 1 y 1/2 kg de naranjas

  • Zumo de 1 limón

  • 750 gr de azúcar

  • 2 ramas de canela o una cucharadita de canela en polvo (esto es opcional pero a mí me encanta el gusto que le da)

PREPARACIÓN

  1. Pela la piel de tres naranjas. Mejor si lo haces con un pelador de verduras para evitar que tenga parte blanca ya que amargaría bastante. A continuación parte los trozos de piel en tiras pequeñas y muy finitas y ponlas en un cazo con agua hirviendo durante 10 minutos. Con esto se elimina el amargor. Una vez pasado ese tiempo, saca las pieles del cazo, escúrrelas en un colador y reserva.

  2. Pela el resto de las naranjas retirando también toda la parte blanca y dejando solo la pulpa. Una vez peladas, trocea la pulpa.

  3. En una cacerola grande pon toda la pulpa de la naranja junto con las pieles que habías hervido anteriormente. Añade las dos ramas de canela y el zumo de un limón. Vierte todo el azúcar por encima y remueve para mezclarla con todos los ingredientes. Verás como la naranja comienza a soltar parte de su jugo. Si es necesario le puedes añadir medio vasito de agua.

  4. Una vez que lo tengas todo bien integrado ponlo al fuego medio-bajo. Tendrá que estar durante unos 40 o 45 minutos aproximadamente. Ve removiendo de vez en cuando y verás como a medida que pasa el tiempo va reduciendo y cambiando a una textura algo más espesa.

  5. Pasados unos 40 o 45 minutos ya será el momento de que lo retires del fuego. Aunque habrá reducido y la textura será algo más densa, quizás te parezca que está todavía algo líquida pero retíralo ya porque  cuando enfría termina de espesarse. Si quieres puedes hacer la prueba del plato que consiste en poner una cucharadita de la mermelada en un plato de postre frío, y si lo mueves y ves que enseguida espesa, es el momento de retirarla del fuego.

  6. Retira las ramas de canela y vierte la mermelada en tarros de cristal que previamente habrás hervido.  Una vez rellenos hasta el borde, cierra con su tapa asegurándote que están perfectamente cerrados y dales la vuelta para colocarlos boca abajo. Déjalos en esta posición durante al menos dos o tres horas o mejor si es toda la noche. De esta forma se creará el cierre al vacío y así tu mermelada se conservará en perfecto estado por más tiempo. Yo les di la vuelta al dia siguiente.

Y ya tienes tu mermelada de naranja lista para consumir. Una vez abierta guarda el tarro en la nevera y te durará un par de semanas. Al vacío sin abrir te puede durar un par de meses (yo nunca la he tenido más tiempo).

Te aseguro que te va a encantar y como ya te he dicho antes, una vez que la pruebes no la vas a comprar más. 

¡Pruébala y verás cómo te encantará!

AQUÍ PUEDES VER LA RECETA EN VÍDEO:
TORRIJAS DE SEMANA SANTA, fritas y al horno

TORRIJAS DE SEMANA SANTA, fritas y al horno

Se acerca la SEMANA SANTA y una RECETA TRADICIONAL de esta época son las TORRIJAS. Aunque existen muchas versiones a mí las que más me gustan son las clásicas TORRIJAS DE LECHE  hechas con PAN DE BARRA, aunque con pan de molde también quedan muy ricas. Las tradicionales van FRITAS pero si no te apetece freír o no quieres tomar muchas grasas tienes la opción de hacerlas AL HORNO, donde te vas a ahorrar todo el aceite y el resultado es tan bueno que apenas notas la diferencia entre ambas. Además con el almíbar que le pongo por encima, el sabor ya es espectacular 😋 

No dejes de hacer esta riquísima receta de nuestra GASTRONOMÍA ESPAÑOLA que es una auténtica delicia. Puedes tomarlas para desayunar, merendar o también de postre detrás de un riquísimo POTAJE DE VIGILIA con garbanzos y bacalao, que es una receta muy tradicional también en esta época 😉

Pues lo dicho… ¿Te apetecen unas TORRIJAS? ¡Pues mira cómo se hacen!

INGREDIENTES

– 1 barra de pan del día anterior o pan especial para torrijas

– 1 litro de leche

– La cáscara de 1 limón

– 80 gramos de azúcar

– 2 ramas de canela

– 1 vaina de vainilla o unas gotas de esencia de vainilla (opcional)

– 2 huevos

– Canela molida y más azúcar para rebozado final

PREPARACIÓN

  1. Prepara la leche aromatizada poniendo en un cazo al fuego medio-bajo la leche junto con la cáscara del limón y las dos ramas de canela. (Opcionalmente le puedes añadir un chorrito de esencia de vainilla o una vaina de vainilla). Añade también el azúcar y remueve. Justo en el momento que notes que comienza a hervir la retiras del fuego y la dejas infusionar colocando una tapadera.

  2. Mientras que la leche infusiona y se va enfriando un poco, corta el pan en rebanadas de unos dos centímetros de grosor aproximadamente y colócalas en una bandeja o recipiente con un poco de fondo.

  3. Cuela la leche infusionada una vez que esté casi fría para retirar las cáscaras de limón y las ramas de canela y reserva. Pon a calentar a fuego medio-alto aceite abundante en una sartén y mientras que se calienta bate dos huevos en un recipiente.

  4. Con un cazo vierte la leche infusionada poco a poco por encima de las rebanadas de forma que se vayan empapando pero sin dejarlas demasiado tiempo para que no se reblandezcan demasiado y se rompan. Seguidamente pasa las rebanadas empapadas en leche por el huevo batido y fríe en la sartén con el aceite bien caliente. Dora por ambos lados y retira a un plato con papel de cocina absorbente para retirar el exceso de aceite.

  5. Prepara en un plato una mezcla de azúcar y canela al gusto y reboza cada rebanada en esta mezcla. Mejor si lo haces cuando todavía están un poco calientes.

  6. Si quieres les puedes preparar un almíbar para verterlo por encima al final del todo (esto es opcional pero a mí me encanta y le aporta más jugosidad). Para prepararlo solo tienes que calentar en un cazo 250 gr de azúcar y 250 ml de agua, una cucharadita de canela y un chorrito de limón. Pon a hervir hasta que veas que va reduciendo y queda con una consistencia semi-espesa (y si le añades un chorrito de ron añejo ya está que te mueres). Una vez que esté casi frío vierte este almíbar por encima de las torrijas.

  7. AL HORNO: El proceso es el mismo solo que después de empaparlas en la leche aromatizada y rebozarlas en el huevo, en lugar de freírlas las colocas en una bandeja de horno forrada de papel vegetal y las metes en el horno precalentado a 180ºC calor arriba y abajo durante unos 20 minutos aproximadamente o hasta que veas que están doraditas. Luego las sacas y al igual que las fritas, las rebozas en la mezcla de azúcar y canela y le viertes el almíbar por encima.

¡Y a disfrutar de unas riquísimas TORRIJAS DE LECHE FRITAS Y AL HORNO! 😍😋

¡Besotes!

👇👇👇 AQUÍ PUEDES VER LA VÍDEO RECETA 👇👇👇

BIZCOCHO DE NATA Y NUECES CON CANELA

BIZCOCHO DE NATA Y NUECES CON CANELA

En casa nos encantan los bizcochos. Son ideales para desayunos y meriendas pero este en concreto cada vez que lo hago ¡Vuela! La nata le hace más tierno y esponjoso y las nueces y la canela le aportan un sabor y aroma espectacular.

Ya verás como si lo haces vas a repetir más de una vez.😉

INGREDIENTES

– 250 ml de NATA líquida o Crema para batir (con un mínimo de 35% M.G.)

– 220 gr. HARINA DE TRIGO

 – 125 gr. AZÚCAR

 – 2 HUEVOS (tamaño L)

 – 1 sobre (15 gr) de LEVADURA QUÍMICA tipo Royal (Polvo de hornear)

 – 75 gr. de NUECES PELADAS y picadas al tamaño que guste

 – Una cucharada de CANELA EN POLVO

 – 1/4 de cucharadita de SAL

 

PREPARACIÓN

1.- Prepara un molde bien forrado con papel vegetal o si quieres puedes untarlo con mantequilla. Yo he utilizado un molde cuadrado de 20 x 20 cm y lo he forrado con papel para hornear (papel vegetal). Una vez preparado reserva. Precalienta el horno a 180ºC con calor arriba y abajo.

2.- En un bol bate los dos huevos junto con el azúcar hasta que éstos blanqueen y hayan doblado su volúmen. Te llevará aproximadamente unos 5 ó 6 minutos con unas varillas eléctricas. Si los bates con una varilla manual puede llevarte algo más de tiempo pero haciendo esto el bizcocho te va a quedar más esponjoso.

3.- Añade la nata líquida o crema para batir y mezcla un poco más con las varillas para integrarlo.

4.- Ahora vamos con los ingredientes secos: Primero añade la harina junto con la levadura previamente tamizadas, después le agrega la canela y por último la cucharadita de sal. Sí ¡Has oído bien! La sal en los dulces ayuda a potenciar el sabor pero sin pasarse ¡Solo un poquito!

5.- Remueve unos segundos con las varillas eléctricas y enseguida sigue mezclando con una cuchara o una lengua pastelera. Esta masa no conviene batirla en exceso si no quieres que el bizcocho te quede algo duro o más bien «como un mazacote».

6.- Una vez integrados todos los ingredientes añade un puñado de las nueces picadas. A mí me gustan los trozos grandecitos para que se noten bien dentro del bizcocho por eso las parto directamente con las manos pero si te gustan los trozos más pequeños las puedes picar previamente con un cuchillo y dejarlas a tu gusto. Una vez las has echado a la masa remueve para mezclar todo. No pongas todas las nueces dentro, reserva unas pocas partidas en mitades para la decoración final.

7.- Una vez estén las nueces picadas integradas, vierte toda la masa en el molde que tenías reservado. Alisa un poco la superficie con una espátula o lengua pastelera y coloca por encima las nueces partidas en mitades que habías reservado en el paso anterior.

8.- Introduce en el horno que te recuerdo tiene que estar precalentado a 180ºC con calor arriba y abajo y hornea durante unos 40 minutos aproximadamente o hasta que al pinchar con un cuchillo o un palillo de brocheta salga seco (cada horno es un mundo y esto del tiempo es muy relativo).

9.- Pasado el tiempo saca del horno. Deja pasar unos 5 o 10 minutos, retira del molde y deja enfriar sobre una rejilla. Una vez frío espolvorea con azúcar glass para decorar.

10.- ¡Y listo para comer! Ya verás qué aroma se te queda en la cocina y el sabor es una delicia 😋

¡Espero que te guste! ¡Besotes! 😘😘😘

                                           Aquí puedes ver el vídeo con la receta:

Pin It on Pinterest