TORTILLA FEA DE CHOCOLATE DE ARZAK

TORTILLA FEA DE CHOCOLATE DE ARZAK

 

Hoy voy a preparar una tortilla diferente. Probablemente habrás oído hablar de ella. Se trata de la TORTILLA FEA DE CHOCOLATE de Elena Arzak, hija del Chef Juan Mari Arzak y también cocinera.

Cuando vi esta receta me llamó tanto la atención que dije: ¡Esto lo tengo yo que hacer! Así que dicho y hecho.

Y sí, hay que reconocer que la tortilla es fea pero te aseguro que es una auténtica delicia. Es una tortilla dulce pero no en exceso porque lo que predomina es un sabor intenso a chocolate (a no ser que te guste muy dulce y entonces te líes a ponerle azúcar), queda como muy cremosita y además es que se hace en un momento, bueno, un poco más de lo que se tarda en hacer una tortilla normal.

Si por ejemplo tienes invitados y ves que no te queda mucho tiempo para preparar el postre, pues haces una tortilla de estas y vas a quedar divinamente ¡Además seguro que hasta les sorprendes! 

Yo le voy a añadir plátano. También la he visto con maracuyá, pero yo no tengo así que le pongo plátano que además con el chocolate combina a la perfección.

Resumiendo es una tortilla, fácil, rápida, está riquísima y además es un postre original ¿Se puede pedir más?  Pues vamos a ver cómo se hace  ¡Comenzamos!

 

INGREDIENTES

  • 3 HUEVOS

  • 70 gr. de AZÚCAR

  • 75 gr. de CHOCOLATE NEGRO (con un 70% de cacao)

  • 6 gr. de CACAO PURO EN POLVO (tipo Valor)

  • 1 PLÁTANO

PREPARACIÓN

 

  1. Lo primero que tienes que hacer es derretir el chocolate negro. Lo mejor es hacerlo en el microondas en golpes de 30 en 30 segundos para evitar que se queme. Una vez derretido reserva.

  2. En un bol bate los tres huevos junto con el azúcar hasta que ésta esté disuelta.

  3. Añade el cacao puro en polvo y sigue batiendo hasta que esté totalmente integrado (si puedes mejor utiliza unas varillas)

  4. Una vez esté bien mezclado el cacao añade el chocolate que habías derretido previamente y mezcla de nuevo para integrarlo todo.

  5. Por último añade el plátano cortado en rodajas y remueve para mezclarlo con el resto de los ingredientes.

  6. Engrasa una sartén antiadherente con aceite de oliva suave o mantequilla, si es preciso ayúdate de un pincel de cocina. Coloca la sartén a fuego medio-bajo y vierte la mezcla. Yo la haré con forma redonda como una tortilla de patata pero también la puedes doblar igual que una tortilla francesa.

  7. De vez en cuando ve pasando por todo alrededor una lengua pastelera para que se vaya despegando y al cabo de un par de minutos dale la vuelta para cuajarla por el otro lado. Esta tortilla tarda un poco más en cuajarse que una tortilla normal, ya que lleva bastante chocolate.

  8. Una vez cuajada vuélcala sobre un plato y espolvorea por encima con azúcar glass. Esto es opcional pero como queda tan feucha al menos le damos un aspecto más bonito. Pero con o sin azúcar glass te aseguro que está de muerte 😉

CONSEJO:

Utiliza una buena sartén antiadherente porque esta tortilla dulce con el chocolate y el azúcar tiende a agarrarse un poco más que una tortilla normal.

Yo he utilizado la SARTÉN DUPLA de BRÁ, que es especial para tortillas y consta de dos sartenes que se cierran herméticamente para que puedas darle la vuelta sin ningún problema a tus tortillas ¡Y sin derramar ni una gota! Además tiene una gran antiadherencia.

Puedes echarle un vistazo AQUÍ.

Pero ya sea con esta o con otra sartén no dejes de probar esta tortilla de chocolate porque te va a encantar! 

AQUÍ PUEDES VER LA RECETA EN VÍDEO:
CHOCOLATE FRITO o LECHE FRITA DE CHOCOLATE

CHOCOLATE FRITO o LECHE FRITA DE CHOCOLATE

Hoy traigo una RECETA TRADICIONAL con un toque diferente. Una LECHE FRITA DE CHOCOLATE o CHOCOLATE FRITO. Queda muy cremosa y es muy fácil de hacer. Además tiene un sabor riquísimo con la mezcla del chocolate y la canela y te aseguro que el resultado es espectacular

¡Verás cómo te va a encantar!

INGREDIENTES

  • 1 litro de leche (Puede ser entera, semi desnatada o desnatada)
  • La piel de 1 limón
  • 2 ramas de canela
  • 3 yemas de huevo
  • 125 gr. de Azúcar
  • 30 gr. de Cacao puro desgrasado en polvo (tipo Valor, no vale cacao soluble tipo Colacao o Nesquik)
  • 80 gr. de Harina de maíz o Maizena
  • 1/4 de cucharadita de sal
  • Aceite de girasol o de oliva suave para freir
  • Harina de trigo (si eres intolerante al gluten o celíaco puedes utilizar harina de maíz u otra de tu elección)
  • 1 o 2 huevos
  • Azúcar y canela al gusto

PREPARACIÓN

Primero prepara una CREMA PASTELERA DE CHOCOLATE:

  1. Vierte 750 ml de leche en una cacerola junto con la piel del limón y las dos ramas de canela. Calienta a fuego medio y justo cuando comience a hervir retira del fuego, tapa y deja infusionar hasta que esté templado. El otro 1/4 de litro (250ml) sepáralo en un bol para disolver después la harina de maíz.
  2. En un bol mezcla las tres yemas de huevo y el azúcar hasta que esté disuelta. Las claras no las tires, yo las congelo para poder utilizarlas en otras preparaciones.
  3. Una vez que el azúcar se haya disuelto añade el cacao en polvo y mezcla hasta que todo quede homogéneo.
  4. Ahora mezcla la harina de maíz con los 250 ml de leche que habías reservado al principio. La leche tiene que estar fría para que la harina se disuelva bien. Remueve hasta que no quede ningún grumo.
  5. Vierte esta mezcla en el otro bol donde habías mezclado las yemas, el azúcar y el cacao. Mezcla removiendo hasta que todos los ingredientes estén muy bien integrados.
  6. Ahora cuela la leche infusionada para retirar la piel del limón y las ramas de canela, así como los posibles restos que puedan quedar y vuelve a verterla en la cacerola. Añade la mezcla anterior y calienta a fuego medio-bajo sin dejar de remover para que no se pegue al fondo.
  7. Añade la pizca de sal que potenciará el sabor del chocolate y sigue removiendo hasta que veas que va espesando. Si es preciso baja la potencia del fuego y cuando veas que comienza a hacer burbujas en la superficie retira del fuego.
  8. Vierte en una fuente a ser posible de base ancha y extiende la crema con una espátula procurando que quede una altura de aproximadamente unos 3 o 4 centímetros. Tapa con un papel film transparente de forma que esté en contacto con la superficie de la crema para que no haga costra. Deja enfriar y después guarda en la nevera un mínimo de 4 o 5 horas o mejor si es de un día para otro. 
  9.  Saca de la nevera, desmolda y vuelca sobre una superficie plana y corta la masa en porciones regulares del tamaño que más te gusten.
  10. Reboza cada porción primero en harina y después en huevo y fríe en abundante aceite caliente. Reserva en un plato y sobre papel de cocina absorvente para retirar el exceso de aceite.
  11. Todavía en caliente o templados reboza con una mezcla de azúcar y canela al gusto y deposítalos en la fuente o plato donde vayas a servir.

Y ya tienes listo un riquísimo postre que te aseguro no dejará indiferente a nadie. 

¡Verás qué delicia!

AQUÍ PUEDES VER LA RECETA EN VÍDEO
CREMA PASTELERA DE CHOCOLATE

CREMA PASTELERA DE CHOCOLATE

Esta CREMA PASTELERA DE CHOCOLATE es una delicia y es tan fácil de preparar como la crema pastelera clásica. Es una crema ideal para relleno de tartas o buñuelos, así como para la preparación de otros muchos postres como por ejemplo el que voy a preparar para mi próxima receta.

¿Quieres ver lo sencilla que es? Pues toma nota de la receta

¡Verás cómo te va a encantar!

INGREDIENTES

  • 1 litro de leche (Puede ser entera, semi desnatada o desnatada)

  • La piel de 1 limón

  • 2 ramas de canela

  • 3 yemas de huevo

  • 125 gr. de Azúcar

  • 30 gr. de Cacao puro desgrasado en polvo (tipo Valor, no vale cacao soluble tipo Colacao o Nesquik)

  • 80 gr. de Harina de maíz o Maizena

  • 1/4 de cucharadita de sal

PREPARACIÓN

  1. Vierte 750 ml de leche en una cacerola junto con la piel del limón y las dos ramas de canela. Calienta a fuego medio y justo cuando comience a hervir retira del fuego, tapa y deja infusionar hasta que esté templado. El otro 1/4 de litro (250ml) sepáralo en un bol para disolver después la harina de maíz.
  2. En un bol mezcla las tres yemas de huevo y el azúcar hasta que esté disuelta. Las claras no las tires, yo las congelo para poder utilizarlas en otras preparaciones.
  3. Una vez que el azúcar se haya disuelto añade el cacao en polvo y mezcla hasta que todo quede homogéneo.
  4. Ahora mezcla la harina de maíz con los 250 ml de leche que habías reservado al principio. La leche tiene que estar fría para que la harina se disuelva bien. Remueve hasta que no quede ningún grumo.
  5. Vierte esta mezcla en el otro bol donde habías mezclado las yemas, el azúcar y el cacao. Mezcla removiendo hasta que todos los ingredientes estén muy bien integrados.
  6. Ahora cuela la leche infusionada para retirar la piel del limón y las ramas de canela, así como los posibles restos que puedan quedar y vuelve a verterla en la cacerola. Añade la mezcla anterior y calienta a fuego medio-bajo sin dejar de remover para que no se pegue al fondo.
  7. Añade la pizca de sal que potenciará el sabor del chocolate y sigue removiendo hasta que veas que va espesando. Si es preciso baja la potencia del fuego y cuando veas que comienza a hacer burbujas en la superficie retira del fuego.
  8. Vierte en una fuente o bol donde lo vayas a reservar y tapa con papel film transparente de forma que haga contacto con la superficie de la crema para que no se forme costra. Deja que enfríe y conserva en la nevera hasta el momento de utilizarla.
Y ya tienes lista una riquísima crema pastelera de chocolate con la que podrás rellenar todo tipo de tartas y preparar tus postres favoritos
¡Verás qué delicia!

AQUÍ PUEDES VER LA RECETA EN VÍDEO

https://www.youtube.com/watch?v=IYeY7f6LAbU

GALLETAS DE CHOCOLATE Y AVENA CON ACEITE DE COCO ¡Cookies saludables!

GALLETAS DE CHOCOLATE Y AVENA CON ACEITE DE COCO ¡Cookies saludables!

Estas Galletas de Chocolate y Avena con aceite de coco son una maravilla por lo ricas que están. Por fuera quedan crujientes y por dentro algo más tiernas y con los copos de avena y el sabor a chocolate del cacao son una auténtica delicia.  En casa nos encantan estas cookies y cada dos por tres las tengo que estar preparando porque vuelan ¡Menos mal que son fáciles y rápidas! 

Aquí te cuento cómo se hacen. Ya verás cómo las vas a preparar más de una vez  ¡Además son saludables!

INGREDIENTES

  • 150 gr. de Harina de Avena

  • 80 gr. de Panela (puedes ponerle azúcar si lo prefieres)

  • 80 gr. de Copos de Avena

  • 130 gr. de Aceite de Coco Vírgen Extra

  • 2 Huevos

  • 2 cucharadas soperas o 25 gr. de Cacao puro en polvo desgrasado (tipo Valor)

  • 1/2 cucharadita de sal

  • 1 cucharada de aroma de vainilla

AQUÍ PUEDES VER LA RECETA EN VÍDEO:

PREPARACIÓN

  1. Comienza mezclando en un bol los dos huevos junto con la panela o el azúcar hasta que ésta esté totalmente disuelta. Esto te puede llevar unos 2 o 3 minutos. 

  2. Añade el aceite de coco. Si se encuentra en estado sólido primero introdúcelo en el microondas durante unos segundos para devolverle su estado líquido. Mezcla con las varillas para integrar bien el aceite de coco.

  3. Añade la cucharada de aroma de vainilla y la harina de avena. Mezcla muy bien hasta obtener una masa homogénea y sin grumos. 

  4. Una vez que la harina de avena esté bien integrada añade la 1/2 cucharadita de sal y el cacao en polvo. Cuando éste se haya integrado por completo en la masa añade los copos de avena y mezcla con el resto de ingredientes.

  5. Una vez integrados todos los ingredientes tapa el bol con papel film y lleva a la nevera para que repose unos 20 minutos. Así que conseguirás que la masa endurezca un poco. 

  6. Prepara una bandeja de horno forrada de papel vegetal o papel de hornear y una vez pasado el tiempo de reposo coloca sobre ella pequeñas porciones de la masa, ayudándote de una cuchara o como es mi caso, de un dispensador de helados lo cual me resulta más cómodo. 

  7. Una vez colocadas todas las bolas o porciones de masa, aplástalas un poco con una lengua pastelera, cuchara o tus propias manos para darle forma. No te preocupes si quedan diferentes ya que esto le dará un aspecto más casero o rústico. 

  8. Hornea a 180ºC con calor arriba y abajo durante unos 20 minutos aproximadamente y cuando las saques del horno déjalas enfriar mejor sobre una rejilla.

    Y ya las tienes listas para tomar en tus desayunos o meriendas ¡Verás qué delicia!

MAGDALENAS DE NATA CON COPETE Y SIN COPETE

MAGDALENAS DE NATA CON COPETE Y SIN COPETE

Las Magdalenas son un clásico en la repostería y estas quedan de maravilla. La nata les aporta mucha esponjosidad y aquí te doy las claves para conseguir más o menos copete, como más te gusten. A mí personalmente me parece que quedan más bonitas sin tanto copete pero te aseguro que de una forma u otra ¡Están deliciosas! Te cuento algunos trucos para que crezcan más.

¡Vamos con la receta!

 

INGREDIENTES

  – 350 gr. Harina de trigo

  – 3 huevos tamaño L

 – 200 gr. Azúcar

 – 50 gr. Miel

 – 100 ml. Nata líquida (Crema para batir)

 – 200 ml. Aceite de girasol o de Oliva Suave

 – Ralladura de 1 limón

 – 1 sobre (15 gr) de Levadura química o Polvo de hornear

 

PREPARACIÓN

1.- En un bol batir los huevos junto con el azúcar hasta que éstos blanqueen y aumenten su volumen. Este paso te llevará al menos entre 5 y 7 minutos con unas varillas eléctricas pero ayudará para que te quedarán más esponjosas.

2.- Añade la miel, la nata líquida y el aceite. Bate durante uno o dos minutos con las varillas eléctricas hasta que quede muy bien mezclado, sobre todo por el aceite, que quede emulsionado.

3.- Añade la ralladura de limón y mezcla de nuevo unos segundos para integrarla.

4.- Añade la harina y la levadura previamente tamizadas. Puedes hacerlo con un colador. Mezcla la harina con una espátula o lengua pastelera. Es mejor hacerlo así ya que esta masa no es conveniente batirla en exceso, para que las magdalenas queden más tiernas y esponjosas. Si acaso un poco al final mete las varillas eléctricas a velocidad muy baja y muy poco tiempo. Lo justo para deshacer posibles grumos.

5.- Ya tienes preparada la masa de las magdalenas, pero el truco para que te suban bien es dejarlas reposar en la nevera al menos 2 o 3 horas (en mi caso las tuve 4 horas). Incluso hay quienes la dejan toda la noche de un día para otro. Y luego al sacarlas meterlas enseguida en el horno ya precalentado. Pero sigamos…

6.- Pasado el tiempo de reposo, sacas la masa de la nevera y ve precalentando el horno a 180ºC con calor arriba y abajo. Mientras el horno se va calentando rellena las cápsulas de las magdalenas. Yo las coloco dentro de un molde de magdalenas o cupcakes pero si no lo tienes puedes meterlas dentro de flaneras individuales. Estas cápsulas de papel necesitan algo de sujección para que al subir dentro del horno no se deformen. 

7.- En mi caso he rellenado unas hasta casi el borde y otras las he llenado algo menos, como 3/4 partes de la cápsula. Cuando ya están rellenas y el horno ha alcanzado la temperatura, llévalas a hornear durante aproximadamente unos 15 ó 20 minutos, o hasta que veas que están un poco doraditas (cada horno es un mundo y no todos lo hacen en el tiempo exacto). Las mías estuvieron cerca de 20 minutos.

8.- Una vez horneadas sácalas de los moldes y déjalas enfriar encima de una rejilla o de una mesa. Enseguida se enfrían.

 

9.- Como verás, las magdalenas que llené hasta arriba del todo queda como más anchas de arriba y más redondeadas en la superficie. Para mi gusto más bonitas. Las que llené solo hasta las 3/4 partes al tener más margen para crecer tienen algo más de copete. La verdad es que las dos quedan muy bien pero lo que sí te aseguro es que las hagas como las hagas ¡Todas están buenísimas!

 

Prueba y verás 😉

AQUÍ PUEDES VER LA RECETA EN VÍDEO: