Aprovechando el arroz Gran Gallo para risotto que me llegó en la Degustabox de abril, hoy traigo este riquísimo RISOTTO DE GAMBAS Y CALABACÍN CON CHAMPIÑONES. La característica principal de los risottos es su textura cremosa y para conseguirla es necesario seguir unos pasos sencillos pero necesarios. Lo fundamental es ir añadiendo el caldo poco a poco a medida que vemos que el arroz lo va absorbiendo y remover con frecuencia para que vaya soltando el almidón.

Aquí te enseño cómo preparar este riquísimo risotto de gambas así que sigue los pasos y verás que aunque requiere su técnica, es muy fácil y el resultado es una delicia.

¡Comenzamos!

 

 

INGREDIENTES

  • 300 gr. de arroz para risotto tipo Carnaroli o Arborio (Yo estoy utilizando el arroz para risotto Gran Gallo que me llegó en la caja Degustabox de abril)

  • 200 ml de Vino Blanco

  • 1 Cebolla

  • 1 Calabacín

  • 300 gr. de Champiñones

  • 300 gr. de Gambas crudas y peladas

  • 800 ml de Caldo de pescado (también puede ser de verduras)

  • 50 gr. de Mantequilla

  • Tomates secos en Aceite

  • Queso tipo Parmesano o Grana Padano (para rallarlo)

  • Aceite y sal

  • Cilantro natural para decorar

PREPARACIÓN

  1. Lo primero es poner a calentar el caldo en una cacerola. En el momento en que comience a hervir retíralo del fuego, coloca una tapadera y reserva. Esto es necesario ya que el caldo hay que añadirlo al arroz en caliente.

  2. Ahora pica la cebolla y trocea el calabacín (a mí me gusta partirlo en trocitos un poco más grandes). Lava los champiñones y córtalos en láminas.

  3. Vamos a preparar el sofrito. Para ello cubre con aceite de oliva la base de una sartén o cacerola donde vayas a hacer el risotto (a mí me gusta hacerlo en cacerola porque creo que sale mejor). Cuando el aceite esté caliente echa la cebolla para que poche. Cuando comience a ponerse doradita añade el calabacín y remueve para mezclar con la cebolla.

  4. Pasados uno o dos minutos que el calabacín haya perdido parte de su agua añade los champiñones cortados en láminas. Remueve y deja sofreir hasta que el sofrito haya perdido el líquido y los champiñones también hayan mermado.

  5. Añade el arroz al sofrito y remueve durante medio minuto aproximadamente para que se tueste un poco. Añade la mantequilla y una vez que esté derretida añade el vino blanco removiendo hasta que se evapore. (La mantequilla también puedes añadirla al final, aunque a mí me gusta más en este momento).

  6. Y ahora vamos a añadir el caldo. Colócate al lado la cacerola con el caldo caliente y comienza vertiendo dos cazos sobre el arroz y el sofrito. Remueve para distribuir bien el caldo y a medida que vayas viendo que el arroz lo va absorbiendo añade de nuevo uno o dos cazos de caldo y ve removiendo. Esto lo repetirás sucesivamente a medida que vayas viendo que el arroz va absorbiendo el líquido. Es muy importante que el arroz no se seque en ningún momento. 

  7.  También hay que remover bastante ya que con esto el arroz va soltando el almidón y quedará más cremoso.

  8. Pasados unos 12 o 15 minutos aproximadamente añade las gambas peladas. Remueve para integrarlas bien y si es necesario vierte otro cazo de caldo. Deja cocer entre 5 y 8 minutos más y retira del fuego. El tiempo de cocción del risotto es entre 18 y 20 minutos. 

  9. Pasado ese tiempo retira del fuego y sirve en un plato inmediatamente. Ralla encima un poco de queso Parmesano o Grana Padano. El queso también lo puedes añadir en la cacerola antes de servir lo cual también hace que quede más cremoso, aunque a mí me gusta hacerlo en el propio plato porque también se funde enseguida y cada uno se pone la cantidad que quiere.

  10. Yo también le he añadido para decorar unas hojas de cilantro y unos tomates secos en aceite que le dan un gusto estupendo. 

    Los risottos son una delicia ¡Buen provecho!

AQUÍ PUEDES VER LA RECETA EN VÍDEO:

Share This