La receta de hoy es un clásico en los helados. Se trata de un HELADO DE VAINILLA CASERO y además unos HELADOS MAGNUM CASEROS hechos con este helado de vainilla.  El HELADO DE VAINILLA que voy a preparar es la base que yo utilizo siempre para hacer casi todos los helados y lo único que necesito son tres ingredientes: Nata para montar (o crema para batir) leche condensada que nos aporta dulzor y además evitará que se formen cristales de hielo, y aroma o esencia de vainilla. 

Partiendo de esta base, tú ya le puedes añadir el sabor que prefieras, incluso en algunos sabores más específicos puedes eliminar la esencia de vainilla o sustituirla por otro saborizante, por ejemplo si es un helado de limón pues le añades el zumo de limón. También le puedes añadir fruta triturada o en trocitos, galletas… en fin, lo que más te guste ¡Imaginación al poder!

Yo ahora lo voy a hacer solamente de vainilla, para que veas lo fácil que es preparar un riquísimo helado básico, en un momento ¡Y sin heladera! Y ya de paso que lo tengo hecho voy a aprovechar para utilizar este mismo helado y preparar unas deliciosas PALETAS DE BOMBÓN HELADO TIPO MAGNUM que quedan espectaculares. Vamos, que no tienen nada que envidiar a las originales. Además las puedes hacer también tipo HELADO ALMENDRADO y quedan riquísimas. Así que hoy tenemos dos recetas en una 😉 ¡Comenzamos!

 

👇👇  AQUÍ PUEDES VER LA RECETA EN VÍDEO  👇👇

INGREDIENTES

Para el HELADO DE VAINILLA :

– 500 ML de NATA PARA MONTAR o CREMA PARA BATIR

– 300 GR. de LECHE CONDENSADA

-2 Cucharadas de AROMA DE VAINILLA

 

 

Para los HELADOS MAGNUM CASEROS

– HELADO DE VAINILLA

– 200 GR. de CHOCOLATE NEGRO PARA FUNDIR

– 200 GR. de CHOCOLATE BLANCO PARA FUNDIR

– 100 GR. de ACEITE DE COCO

– ALMENDRA CROCANTI (opcional si vas a hacer helados almendrados)

PREPARACIÓN

  1. Lo primero que tienes que hacer es montar la nata. Para que la nata monte bien los ingredientes deben estar muy fríos. Yo lo que hago es que la tengo guardada siempre en nevera y si ya de por sí está fría, además la paso al congelador como unos 15 minutos antes de montarla. La leche condensada es mejor que también esté fría así que recuerda meterla en la nevera unas horas antes de utilizarla.

  2. Y dicho esto, vierte la nata en un bol, que por cierto, si también está frío, mucho mejor. Comienza a batir con las varillas a una velocidad baja y cuando veas que comienzan a formarse burbujas, ve aumentando la velocidad. Cuando la nata adquiera una consistencia espesa y cremosa, deja de batir. Para el helado no tiene que quedar totalmente firme.

  3. Añade el aroma de vainilla a la leche condensada. Mezcla hasta obtener un color homogéneo y vierte esta mezcla a la nata montada poco a poco, como en dos o tres tandas. Primero añade una parte, mezcla con una espátula con movimientos suaves y envolventes, y cuando esté integrado ve añadiendo el resto hasta tener todo bien mezclado.

  4. Y ya tienes listo el helado de vainilla, ahora solo tienes que congelarlo. Para ello puedes verter la mezcla en un recipiente tipo tupper, mejor si es con tapa y sino le pones un film transpartente, y lo llevas al congelador durante un mínimo de 6 horas o mejor de un día para otro.

  5. Pero yo antes de congelarla voy a aprovechar y hacer unos polos tipo Magnum, que quedan deliciosos. Para ello voy a rellenar unos MOLDES PARA HELADO MAGNUM con este helado de vainilla, le colocamos papel film para taparlos y también van al congelador. Por cierto, ¡Estos moldes son fantásticos! Se desmoldam de maravilla.

  6. Yo al final los he tenido congelando de un día para otro. El helado de vainilla que había guardado en el tupper está muy duro para servirlo así que debes recordar siempre sacarlo del congelador como unos 20 o 30 minutos antes para que esté cremoso y lo puedas servir correctamente. De lo contrario no vas a poder y tendrás que esperar después para poder hacerlo.   Yo voy a aprovechar que voy a terminar de preparar mis Magnum para dejarlo ya fuera y que se vaya ablandando.

  7. Primero voy a preparar el baño de chocolate. Para ello mezcla el aceite de coco con el chocolate. Yo he puesto la mitad al chocolate negro y la otra mitad en el blanco. Ahora funde el chocolate junto con el aceite de coco. Puedes hacerlo al baño María o en el microondas en golpes de 30 en 30 segundos para que no se queme. Cuando esté derretido sácalo y si queda algún trozo remueve y verás como se deshace con el calor residual.

  8. Una vez derretido el chocolate, viértelo en un vaso alto (para que quepa el polo) y deja que enfríe ya que de lo contrario al meter el polo con el chocolate caliente se derrite.

  9. Una vez frío el chocolate saca los polos del congelador, desmolda e inmediatamente los bañas en el chocolate, que al entrar en contacto con el helado frío enseguida solidificará. Mientras los puedes dejar apoyados sobre un papel vegetal hasta que el chocolate solidifique por completo.

  10. Si los prefieres almendrados introduce el helado en el chocolate e inmediatamente, antes de que se seque, esparce almendra crocanti por encima para que se quede pegada. Después vuelve a introducir el helado en el chocolate y listo. Ya tienes un riquísimo Bombón almendrado tipo Magnum.

  11. Una vez secos vuelve a introducirlos en el congelador, bien dentro de un recipiente o envueltos en papel film y ya los tendrás listos para degustar cuando te apetezcan.

  12. Y mientras nuestro helado de vainilla ya se ha reblandecido un poco y  podemos servirlo perfectamente. Queda súper cremoso y como te decía al principio, es un helado que te puede servir como base para otros sabores, también es el acompañamiento ideal para un trozo de brownie, o como en mi caso, para preparar estos riquísimos polos de bombón o Magnum caseros.¡Tienes que probarlo!😋😋

Si te ha gustado esta receta déjame tu comentario aquí debajo. Estaré encantada de conocer tu opinión o cualquier sugerencia que quieras compartir. Por supuesto, si tienes alguna duda pregúntamela y te responderé con mucho gusto.

¡Besotes! 😘😘😘

No te pierdas estas otras recetas que te van a encantar (Pincha en cada una de ellas para ver la receta):

– CHEESECAKE DE LIMÓN CON GELATINA DE ARÁNDANOS

– HELADO CASERO DE RON CON PASAS

 HELADO CASERO DE COCO

– POLOS CASEROS DE LIMÓN Y LECHE CONDENSADA

Share This